• News

Jean-Paul FORCEVILLE habla de las sesiones CEP y CA, que se reunieron del 1 al 4 de diciembre 2020.


Debido a la crisis sanitaria, el 27° Congreso no podrá llevarse a cabo antes de agosto 2021. Por esta razón, era necesario que los miembros del Consejo de Explotación Postal se reunieran con el fin de abordar los temas que son importantes para la buena continuación de las operaciones postales a partir de 2021.


Estos temas incluyen la alerta anticipada de aduanas y la aplicación del modelo postal mundial en el contexto de la entrada en vigor, el año que viene, del Stop Act y del ICS2. Las recomendaciones y propuestas del reglamento sobre estos temas han sido aprobadas, sin dificultades y eso me enorgullece. El CEP también examinó un proyecto de acuerdo multilateral de intercambio de datos. En efecto, los operadores intercambian cada vez más datos y es por esto que se deben cumplir las normas de protección de datos. Como lo señalé durante el debate, el proyecto aún no era plenamente satisfactorio. La remisión de la decisión al período de sesiones de abril de 2021 nos dará tiempo para hacer los ajustes necesarios.


En cuanto a la cuestión de gastos terminales, el CEP tuvo que abordar un punto relativo a la interpretación del compromiso adoptado en Ginebra sobre las tasas auto declaradas. Como copresidente del C2 (comité responsable de estos asuntos), me aseguré de garantizar que las preocupaciones planteadas, en particular por los Estados Unidos, no alteraran el equilibrio del compromiso. Me gustaría agradecer al equipo del BI y al comité de dirección del C2 que trabajaron para llegar a una solución de conciliación. El tema está ahora en manos del Grupo de Trabajo de Remuneración, que se espera que regrese el próximo mes de abril con una propuesta concertada.


En cuanto al Consejo de Administración y a las cuestiones de gobernanza, puedo constatar que en el debate sobre la apertura de la UPU quedó claro que no se apoyaba el informe presentado en el documento del CA. Diversas delegaciones subrayaron la necesidad de tener en cuenta las obligaciones de servicio universal, para vigilar la situación de los operadores designados. Todas las delegaciones pidieron que se siguiera trabajando, con un enfoque mesurado y prudente.


Al final, esta sesión esencialmente virtual permitió marcar las etapas de todos los grandes proyectos de la UPU y establecer la hoja de ruta hasta el período de sesiones de abril de 2021, que debería concluir el ciclo de Estambul y abrir las perspectivas para el próximo ciclo, en un contexto fuertemente marcado por la pandemia de COVID19.